lunes, 21 de abril de 2014

Bitácora de la EaD Nº 4

INTRODUCCIÓN
Pasó la Semana Santa, periodo en el cual los católicos-cristianos (y otros credos y religiones) acostumbramos a honrar nuestras creencias religiosas, es un espacio de tiempo para reflexionar sobre muchas cosas el cual he aprovechado para poder escribir esta Bitácora de la EaD Nº 4. Este mes de abril comenzó bastante intenso, mis amigos de la Universidad Tecnológica Nacional de Argentina (Facultad Regional Mendoza) impulsaron la creación del Observatorio Latinoamericano para la Implementación de las Tecnologías de Información y Comunicación en la Educación, con el desarrollo de una videoconferencia el día viernes 11 de abril de 2014, actividad que contó con la presencia de diversas instituciones y profesionales de varios países. Muy agradecido con mí amigo el Prof. José Luis Córica (@jlcorica) por la invitación.


OBSERVATORIOS EDUCATIVOS, ESPACIOS PARA EL SEGUIMIENTO COLABORATIVO
Además de las asociaciones colegiadas algunos países tienen observatorios (dedicados a atender a un tipo de disciplina) que cuenta, principalmente, con el apoyo de instituciones y personas notables. Los observatorios nacen como agrupaciones voluntarias que centran su atención en estudiar de forma autónoma un hecho concurrente relacionado con el desarrollo de una disciplina. Debe estar organizado de forma tal que debe atender una alta demanda de experiencias, procesos y características de en diferentes periodos de tiempo, su trabajo no termina en la línea de tiempo, una vez que se comienza solo es posible hablar de periodos. En principio los observatorios son espacios para el intercambio de información sobre el estudio aislado de un fenómeno sin embargo, con el tiempo, se convierten en espacios para fortalecer alianzas a partir de la sistematización de experiencias y publicarlas periódicamente. 

Sería conveniente conocer el estilo de los diferentes observatorios relacionados con educación y tecnología en cada uno de los países de nuestro continente. Espero que podamos construir un listado de los mismos y así empezar a ver las mejores prácticas y de esta forma saber el estado del arte de estos temas, prácticamente en tiempo real. No obstante es necesario que todos tengamos la oportunidad de participar en un observatorio. En Venezuela existe una experiencia centrada en el Observatorio de Ciencia, Tecnología e Innovación (ONCTI), adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Ciencias Tecnología e Innovación, la cual impulsa uno de los programas más exitosos para quienes investigamos e innovamos, se llama el Programa de Estímulo al Investigador e Innovador (PEII). Esta experiencia exitosa promueve el trabajo en las áreas de ciencia e innovación en diferentes instituciones y permite que todos podamos actualizar nuestro historial de proyectos impulsados como parte de nuestro aporte al país. En síntesis, sería importante hacer una analogía entre la importancia de este observatorio con otros que se pueden crear (relacionados con la educación por ejemplo).

¿Qué hace un observatorio educativo?, parece una pregunta de respuesta sencilla y si lo es pues ya hay países y agrupaciones profesionales que han pasado por esta etapa y basado en ellos podemos hacer un acercamiento:
  1. Integra a un grupo de personas e instituciones reconocidas en la materia, con una experiencia irrefutable que les permita tener moral profesional.
  2. Genera una estrategia seria y pública para conocer el estado del arte del fenómeno educativo en periodos de tiempo, por lo general los estudios se basan en periodos de 3, 6 o 12 meses.
  3. Publican una sistematización de experiencias en los medios que más lo deseen (impresos, digitales, web. Etc.). Propagan además estas publicaciones entre sus miembros (de manera obligatoria) pero además a la comunidad de interesados a nivel regional, nacional e internacional.
  4. Elaboran instrumentos de recolección de datos para diagnosticar un fenómeno específico. Mejoran estos instrumentos con la participación del colectivo de profesionales que tienen como miembros, además de hacer público su uso a otras organizaciones.
  5. Generan sistemas de análisis de información. Por lo general, en estos tiempos, utilizan herramientas propias de la Web para realizar este trabajo.
  6. Permiten la integración de grupos de trabajo interdisciplinarios. La participación de las personas, por lo general, es de manera voluntaria aunque hay experiencias donde se demuestran incentivos económicos por realizar ciertos trabajos en los observatorios.
  7. Diseñan campañas para motivar la participación de la mayor cantidad de colegas en el observatorio, en este caso, es muy importante que las personas ajenas a estas iniciativas se enteren que existen.
  8. Propician la creación de líneas de investigación sobre casos particulares, con el apoyo de personas u organizaciones que se interesen por la temática. Su trabajo se centra en la creación de oportunidades de estudio.
  9. Los observatorios se liderizan por grupos de trabajo, no por individualidades.
  10. Si conoces otras más pues ayuda a esta Bitácora Nº 4 y compártelo.

OBSERVATORIO VENEZOLANO DE EDUCACIÓN A DISTANCIA (OVEaD)
Hay una frase que, se utiliza mucho en Gerencia de Proyectos Estratégicos que, dice: “toda buena idea se gesta huérfana pero nace con muchos padres”, lo cierto es que la primera vez que escuché hablar sobre la creación de un Observatorio Venezolano de Educación a Distancia fue en una reunión en la Oficina de Planificación del Sector Universitario específicamente en el Programa de Fomento de la Educación (OPSU-PROFE) en el año 2011, cuando la Profa. Marianicer Figueroa (@marianicer) dijo: “es una deuda pendiente la creación de este observatorio”.

Y es cierto, más allá de las buenas (regulares o malas) iniciativas que se han tenido en este largo recorrido de la educación a distancia en Venezuela es necesaria la creación de este observatorio. Surge la necesidad imperiosa de un espacio donde podamos palpar permanentemente el estado del arte de esta modalidad en las diferentes instituciones (sea del nivel educativo que sea y no solamente en el nivel universitario), sin embargo es importante señalar que esta “deuda” puede saldarse con cierta facilidad pues si de algo debemos estar orgullosos en Venezuela es de nuestra capacidad para trabajar colectivamente, sobre todo el gremio de aquellos quienes trabajamos en EaD.

Como siempre, debemos pensar en un observatorio que se ajuste a nuestras realidades como país. La EaD en Venezuela está bien posicionada respecto a la región latinoamericana y esto favorece para la puesta en práctica de un observatorio. Los primeros pasos de la EaD de Venezuela han servido como referencia para otros países, tal es el caso de la Universidad Nacional Abierta o los Estudios Universitarios Supervisados de la Universidad Central de Venezuela los cuales siempre son referencia obligada de cualquier congreso o evento de esta modalidad y que con orgullo lo manifestamos. Son estos referentes los que nos inspiran en pensar en un observatorio, claro está que no solo sería dedicado exclusivamente al nivel universitario sino también a otros niveles establecidos en la Ley Orgánica de Educación de la República Bolivariana de Venezuela.


UNA PROPUESTA POLÍTICA EN ACCIÓN: DEL DICHO AL HECHO
Existe una propuesta sobre la mesa. Se acercan la VX Asamblea General de la Asociación Venezolana de Educación a Distancia, reunión de tipo colegiada donde se presentará la idea de la creación del Observatorio Venezolano de Educación a Distancia como una propuesta de la Junta Directiva (2012-2014) y liderizada por las Profesoras Marianicer Figueroa (@marianicer), María Janeth Ríos (@mariajanetrios) y Keyla Cañizales (@keylaic). Esperamos contar con el apoyo de todos los involucrados con el fin de convertir esta propuesta política en una acción concreta y con prosecución en el tiempo. Los invito a realizar sus comentarios y continuar la disertación de algunas ideas.